>

“Putin pagará el precio”: Biden refuerza su retórica contra Rusia buscando el apoyo interno

El primer discurso del Estado de la Unión de Joe Biden estuvo marcado por la invasión a Ucrania. Raras veces en un mensaje presidencial anual se le dedica tanto tiempo a asuntos de política exterior. Pero esta vez fue distinto porque se trató de la alocución de un líder en tiempo de guerra.

Si el año pasado Biden estaba en otra guerra, contra el coronavirus, esta vez la pandemia pasó a un segundo plano en el orden del mensaje, para dar preferencia a la situación en Ucrania con una mezcla de alabanzas a la resistencia del pueblo ucraniano y amenazas al presidente ruso Vladimir Putin.

Biden se presentó ante un pleno de la Cámara de Representantes más lleno que el año pasado, cuando el coronavirus limitó la asistencia de congresistas y no permitió que hubiera invitados, pero sin el lleno de congresistas que suele ir a esos eventos. Por ejemplo, en el pasillo de entrada al salón no estaba el número de congresistas que se agolpa para darle la mano al mandatario.

Ya en el podio, por segunda vez flanqueado en un discurso ante una sesión bicameral por dos mujeres (la vicepresidenta, Kamala Harris, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi) Biden empezó hablando de cómo el coronavirus había impedido la asistencia a aquel evento del año pasado, pero inmediatamente se concentró en el tema del momento: la crisis generada por la invasión rusa a la ex república soviética.

Los colores de Ucrania presentes en el discurso del Estado de la Unión

Era un punto inevitable. Desde antes de que el presidente hablara, se podía ver cómo varios congresistas llevaban prendas con los colores azul y amarillo de la bandera de Ucrania. Ya la Casa Blanca había filtrado un endurecimiento de sanciones contra Moscú en la forma de prohibición a los aviones rusos a que usen el espacio aéreo estadounidense, algo que ya hicieron Canadá y otros países europeos.

“La libertad triunfará sobre la tiranía”, la frase con la que el presidente empezó hablando de la crisis ucraniana generó una cerrada ovación de pie de parte del pleno, tanto demócratas como republicanos. Fue la primera de varias que recibiría Biden en los 10 minutos que dedicó al tema.

“A lo largo de nuestra historia hemos aprendido esta lección: cuando los dictadores no pagan el precio de su agresión, provocan más caos. Siguen moviéndose. Y los costos y las amenazas para Estados Unidos y el mundo siguen aumentando”, afirmó Biden.

 

Así fue la conmovedora ovación a la embajadora de Ucrania en EEUU durante el discurso del Estado de la Unión

En un punto, el presidente se dirigió a la embajadora ucraniana en Washington, Oksana Markarova, invitada especial de la primera dama, Jill Biden, quien, notablemente emocionada por el apoyo de la clase política estadounidense a la lucha de su país contra las fuerzas invasoras, levantó el puño en señal de resistencia.